Skip to content

Acelerometros

Alguna vez se preguntaron como es que nuestro teléfono automáticamente rota el contenido de la pantalla  cuando lo giramos? Es una tecnología que está hace unos años entre nosotros y permiten múltiples oportunidades de uso a partir del movimiento del mismo dispositivo en aplicaciones y juegos.

Un acelerómetro es un dispositivo transductor que detecta el movimiento o el giro, es decir, es capaz de responder con una señal eléctrica ante una perturbación inducida por la aplicación de una fuerza o la gravedad. Dicho así, quizás suene algo raro pero, en resumidas cuentas, es un tipo de sensor que llevan, por ejemplo, los tablets o los smartphones para detectar si están en horizontal o vertical o ejecutar determinada acción si, por ejemplo, los agitamos en el aire.

Uno de los primeros teléfonos masivos en incluir los acelerómetros fueron los Nokia N95 y los Apple iPhone, junto con los Sony Ericsson de la serie Walkman tal famosos por “Agitar” para cambiar de canción y el contador de pasos.

Un acelerómetro es un dispositivo electromecánico que mide las fuerzas de aceleración. Estas fuerzas pueden ser estáticas, como la constante gravedad que te empuja al centro de la Tierra, o dinámicas, como el movimiento o la vibración del acelerómetro.

Ahora, midiendo la cantidad de aceleración estática de la gravedad se puede averiguar el ángulo en el que el dispositivo se inclina en relación a la Tierra. Con los sensores de aceleración dinámica es posible analizar la forma en que se mueve el dispositivo en una, dos o tres dimensiones, pues al conocerse su aceleración en todo momento, es posible calcular los desplazamientos que tuvo.

En términos de hardware, los acelerómetros pertenecen a la categoría de los MEMS (Micro Electro-Mechanical Systems), un tipo de dispositivos electromecánicos construidos generalmente a base de silicio policristalino modelado y que se miden en micrómetros. Se trata de un proceso de fabricación que comparte con los cabezales de impresión de inyección de tinta, sensores químicos, de temperatura, etc.

Casi todos nosotros conocemos la Wii, la consola de Nintendo que utiliza un mando que podemos mover en el aire para controlar a nuestro personaje en pantalla. Pues en su interior se encuentra un acelerómetro para detectar esos movimientos.

También muchas cámaras de fotos, al menos los modelos actuales, incluyen un acelerómetro con el que es posible detectar si hacemos la foto en horizontal y en vertical, grabando ese dato en la foto y permitiendo verla con su orientación correcta. Incluso, cuando la estamos viendo en la cámara trasera la foto puede girarse automáticamente dependiendo de la posición de esta.

Apartándonos un poco de los móviles, muchos portátiles también disponen de un acelerómetro para detectar caídas, con lo que pueden aparcar los cabezales del disco duro para evitar daños mayores a los datos que tengamos almacenados en este con tecnologías como HDD PROTECTION de TOSHIBA y LENOVO Active Protection System.

Bill ‘Hammack, un ingeniero de la Universidad de Illinois, da un resumen visual de cómo funcionan los acelerómetros. Aunque es sin duda la versión de la de Cliff Notes de lo que está pasando en su teléfono Android o iPhone, el vídeo hace un gran trabajo de explicar los conceptos básicos de detección de movimiento de triple eje y pasa a ilustrar cómo chips de MEMS hervir la idea hasta el silicio formar lo que se necesita para nuestro hardware móvil. Hammack sostiene que es uno de los más interesantes (y anónimo) partes de un teléfono inteligente, y que sin duda estaría de acuerdo, usted puede ver por qué en el video:

Rate this post