Skip to content

Cómo protegerse en una red pública

Hoy en día, la mayoría de nosotros estamos conectados a Internet desde nuestros smartphones constantemente. En especial porque muchas aplicaciones así lo requieren para funcionar. A raíz de esto es que tratamos de conectarnos a cualquier red WiFi para ahorrar datos de nuestro pack. Pero esto no es siempre una buena idea, en especial si hablamos de redes públicas. En estos casos hay riesgos, se trata del crimen cibernético y es imperceptible. Por eso en el día de hoy queremos mostrarles cómo protegerse en una red pública.

Protegerse en una red pública

Antes de mostrarles cómo navegar seguro en una red pública, debemos tener en claro qué es una red pública, y qué la diferencia de una red privada.

Qué es una red pública y una red privada

Muchas veces, cuando pensamos en qué es una red pública y una red privada, de inmediato pensamos en el propietario de la misma. Bueno, no es así. La diferencia se encuentra en la disponibilidad de los servicios que ofrece la red a los usuarios.

Redes públicas

Las redes públicas son aquellas que prestan servicio a cualquier usuario que pague una cuota. Este usuario puede ser tanto una persona individual, como una gran número de individuos.

Que sea público hace referencia a la disponibilidad del servicio para todos, no dice nada acerca de la información. Por otro lado, las regulaciones que rigen a estos servicios para proteger la privacidad de los datos del usuario, varían entre países.

Protegerse en una red pública

Redes privadas

Las redes privadas por su lado, son administradas y operadas por un particular, mientras que todos los usuarios tienen un vínculo con el mismo. El propietario de la red puede dar acceso a cualquier otro usuario que quiera, mientras que los demás estarán excluidos de usar la red.

La red privada no necesita de los servicios de terceros para interconectarse, sino que lo hace por sí misma. En lo que refiere a seguridad, podemos decir que este tipo de redes son más seguras que las primeras. Esto se debe a que la información no está tan expuesta. En algunos casos incluso se hace uso de la encriptación para que los datos se transmitan de forma segura.

Sin embargo, una red pública puede suministrar a un individuo u organización, sus servicios para establecer una red privada.

Ahora que ya sabemos cómo diferenciarlas, vamos a ver cómo protegerse en una red pública.

¿Cuál es el peligro de usar una red pública?

Saber cuál es el peligro de usar una red pública es importante para poder protegernos de estos riesgos. Como sabemos, los hackers se aprovechan de nuestra necesidad o costumbre de conectarnos a cualquier red de Internet para acceder a nuestra información facilitada por una red pública.

Los puntos de acceso públicos de Internet a los que normalmente accedemos son los que se ofrecen en bares, restaurantes, etc. En algunos casos requieren de una contraseña, pero en muchos otros no. Y la realidad es que todos son susceptibles del ingreso de hackers. Por medio de estos ataques, los hackers pueden acceder a nuestros datos personales, contraseñas, información bancaria, y cualquier tipo de información que ingresemos en este tipo de redes.

Protegerse en una red pública

Las técnicas que utilizan los hackers no son muy novedosas, sino que ser engañados es más fácil de lo que pensamos.  Por otro lado, muchas veces las redes recuerdan los “hotspots” a los que nos conectamos y nos vuelven a conectar de manera automática cuando pasamos por el lugar. Esto hace que la vulnerabilidad se produce incluso sin que nos demos cuenta.

También las redes pueden conectarse a una red maliciosa con un nombre y contraseña conocidos, pero que en realidad fueron hechos por hackers. Estas personas intentan ponerse entre el usuario y un punto de acceso, para captar todos los datos que pasan entre ambos.

A raíz de todo esto es que es fundamental protegerse en una red pública. En lo que sigue vamos a mostrarles cómo.

Consejos para protegerse en una red pública

Los mejores consejos para navegar seguros en una red pública que podemos darles son los siguientes:

Usar páginas HTTPS

Si la red se encuentra encriptada es una gran ayuda, pero no es suficiente para protegerse en una red pública.

Lo más conveniente es usar un sistema de correo electrónico basado en webs que tengan el protocolo HTTPS en todo el rato que estemos conectados. Se trata de un protocolo seguro de transferencia de hipertxto que permite que los datos viajen de forma segura.

Para saber si nos encontramos en este tipo de páginas, solo tenemos que mirar el link de la misma, que debe decir: https://“.

Evitar al “hombre en el medio”

Esta es la manera de llamar a un individuo que desvía los datos entre dos puntos. Por ejemplo se pueden interceptar las comunicaciones entre nuestro equipo y la red. De esta manera se puede tener acceso a todos nuestros datos personales y actividad en la red.

En este tipo de ataques, los hackers se colocan entre el usuario y el punto de acceso, y de esta manera simple puede robar toda nuestra información.

Algunas de las maneras de protegerse en una red pública son:

  • Verificar el color “brillo verde de la barra de navegación.
  • Tener el navegador siempre actualizado.
  • Usar credenciales de autenticación de dos factores para ingresar a cuentas importantes.
  • No presionar ningún enlace que nos llegue por correo y no sepamos su procedencia.

Protegerse en una red pública

Desactivar la sincronización de archivos

Por lo general, cuando nos conectamos a una red, los equipos realizan actividades en segundo plano. Una de ellas es la sincronización de todos nuestros archivos. Incluso en algunos casos se realizan copias de seguridad.

Así que lo más recomendable es deshabilitar esta función si vamos a conectarnos a una red desconocida.

Conectarse por medio de una VPN

VPN significa “virtual private network”) y se trata de una red privada virtual que nos da la posibilidad de crear una red local sin necesidad de que los miembros se conecten entre sí.

Por medio del servidor, la información viaja del equipo a la red, haciendo la conexión más segura. El acceso se encuentra protegido, y la conexión suele ser cifrada. De esta manera, la transferencia de datos no es tan riesgosa.

Usar antivirus

Tener un buen ativirus instalado en nuestros equipos es fundamental, y no solo para conectarnos a una red pública.

Estas herramientas nos van a indicar de inmediato si algo anda mal en nuestro equipo. Así que es la manera más rápida de detectar cualquier amenaza.

Protegerse en una red pública

Usar la cabeza

Finalmente podemos hablar del sentido común. Hay muchas cosas simples que podemos hacer para evitar un ataque de este estilo.

  • Tener contraseñas seguras y diferentes en nuestros servicios.
  • No abrir aplicaciones bancarias o con información importante en redes públicas.
  • Confirmar las acciones con las empresas u organizaciones involucradas.
  • Evitar la descarga de aplicaciones desconocidas.

Si bien los hackers tienen muchas estrategias para robar datos, nosotros podemos estar atentos y dificultarles mucho el trabajo.