Skip to content

¿Qué hacer para restaurar una Xbox One?

En la nota del día de ayer les mostramos cómo restaurar una consola Nintendo 3DS. Hoy, siguiendo el mismo camino vamos a contarles qué hacer para restaurar una Xbox One. 

De la misma manera que aplicaba para el caso de Nintendo, los motivos por los cuales podemos querer o necesitar restaurar una Xbox One son varios. Ya sea porque queremos venderla o prestarla, o bien necesitamos corregir algún fallo de la consola, restaurar una Xbox One es una gran ayuda. Por suerte para todos nosotros, Microsoft nos pone la tarea muy fácil.

Restaurar una Xbox One

Es importante saber que al restablecer una Xbox One vamos a perder todos los archivos y asociaciones personales de la consola. Entre estos archivos se incluyen los juegos guardador, puntuaciones, configuraciones y las cuentas. Sin embargo, si tenemos la consola sincronizada con Xbox Live, todo el contenido asociado a la misma se almacena en la nube. Para que esto sea posible tenemos que estar conectados a Internet antes de iniciar con el procedimiento.

Pasos para restaurar una Xbox One

Los pasos para restaurar una Xbox One difieren dependiendo del método que usemos. En primer lugar vamos a poder restaurar los valores de fábrica sin acceder al menú de configuración, en caso que no sea posible. Pero también vamos a poder restaurar una Xbox One con una unidad USB externa. Para esto último vamos a necesitar una PC con Windows.

Desde el dashboard o tablero

Para restaurar una Xbox One desde el tablero, los pasos que tenemos que seguir son:

  1. En primer lugar vamos a iniciar sesión. Presionamos el botón Xbox para que aparezca la superposición de guía.
  2. Luego vamos al menú del sistema y seleccionamos la opción “Configuración”.
  3. Seguido a esto presionamos “Sistema” y luego “Información de la consola”.
  4. Finalmente seleccionamos “Restablecer consola”.
    • En este apartado vamos a poder seleccionar si queremos restablecer y eliminar todo el contenido, o bien restablecer y mantener los juegos y aplicaciones.

Restaurar una Xbox One

En el caso que nos arrepintamos en el último paso, vamos a poder presionar “Cancelar” para detener el procedimiento.

Es importante recordar que al restaurar una Xbox One, aun cuando mantengamos los juegos y aplicaciones, los datos personales se van a borrar del sistema. Así que es importante realizar la sincronización con Xbox Live.

El proceso de borrado puede demorar algunos minutos, así que hay que tener paciencia.

Por medio de USB

La segunda opción para restaurar una Xbox One es hacerlo por medio de USB. Para ello los pasos son los siguientes:

  1. Primero buscamos una unidad flash USB compatible. La misma debe estar completamente vacía y con al menos 4 GB de espacio disponible. Además vamos a tener que formatearla para NTFS, lo cual se configura a través del Explorador de archivos de Windows.
  2. Luego vamos a descargar el archivo de restablecimiento a la PC y lo ponemos en el USB.
  3. El archivo de reinicio comprimido de Microsoft lo podemos descargar desde este enlace.
  4. Extraemos el archivo y copiamos “SystemUpdate” en el directorio raíz de la unidad USB.
  5. Cuando la transferencia se complete, sacamos el dispositivo y vamos a la consola.
  6. Apagamos y desconectamos nuestra Xbox.
  7. Sacamos los cables de alimentación y de red.
  8. Esperamos unos 30 segundos luego del apagado.
  9. Ahora tenemos que conectar el cable de alimentación e insertamos la unidad USB en el puerto correspondiente.
  10. Presionamos y mantenemos los botones de Enlace y Expulsar en la consola y luego el botón de Xbox.
    • El botón Expulsar (Eject) está en la parte frontal de la consola.
    • El botón Enlazar (Bind) está en el lado izquierdo, con un símbolo “)))”.
  11. Seguimos presionando ambos botones por unos 10 o 15 segundos, hasta que escuchemos dos tonos de encendido.
    • El primer tono indica que la consola reconoce la unidad USB.
    • El segundo tono confirma la transferencia de datos.
  12. Luego esperamos que el proceso de reinicio se complete.

Hard reset en Xbox One de segunda mano

Restaurar una Xbox One

En el caso que quieran hacer un hard reset en Xbox One de segunda mano, los pasos también son muy sencillos. De la misma manera que antes, con este procedimiento vamos a conseguir deshacernos de todos los datos del antiguo dueño en solo unos pasos.

Nuevamente recordamos que al llevar a cabo un procedimiento de estas características vamos a borrar todo sin posibilidad de recuperar los datos. Así que en el caso que la consola contenga algo importante, previamente debemos hacer una copia de seguridad.

Pasos para realizar el formateo

  1. Lo primero que hacemos es ir a la pantalla de inicio.
  2. Luego presionamos el botón “Menú” en el mando inalámbrico.
  3. Ahora seleccionamos “Configuración” y de las opciones que aparece vamos a marcar “Sistema”.
  4. Finalmente presionamos la opción “Restaurar valores de fábrica”.
  5. Al mensaje de advertencia solo tenemos que responde “Si” y luego esperamos a que el procedimiento de formateo se complete.

Restaurar una Xbox One

Eliminar caché en Xbox One

Como último punto, podemos ver cómo eliminar caché en Xbox One. 

De la misma manera que sucede en los smartphones, a medida que usamos la consola se van almacenando archivos temporales. El objetivo de esto es como sabemos, una mejora en el rendimiento global del juego. Pero lo que sucede es que estos archivos pueden dañarse y provocar que el juego no funcione de manera fluida o correcta, pueden presentarse errores de carga o de conexión. Así que lo más recomendable es hacer una limpieza cada tanto.

Restaurar una Xbox One

El procedimiento no daña en lo absoluto el rendimiento o funcionamiento de la consola. Entonces, lo que hacemos es seguir estos pasos:

  1. Mantenemos presionado el botón de encendido hasta que la Xbox One se apague completamente.
  2. Una vez que los indicadores luminosos del panel frontal y de la fuente de alimentación se apaguen, vamos a desconectar la consola de la parte de atrás.
  3. Esperamos unos 30 segundos y luego enchufamos la fuente de alimentación de la Xbox One.
  4. Encendemos la consola y listo.

Como pueden ver, en todos los casos se trata de procedimientos sencillos y que no implican ningún riesgo para el funcionamiento de las consolas. Por lo tanto podemos llevarlos a cabo con total tranquilidad. Eso sí, hay que recordar que debemos hacer una copia de seguridad de los datos que no queramos perder, antes de hacer alguna de estas cosas.

Rate this post