Skip to content

Tecnología NFC

NFC son las siglas en inglés de Near Field Communication (NFC), una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos a menos de 10cm. Es una extensión del estándar RFID (ISO 14443).

 

Como en ISO 14443, NFC se comunica mediante inducción en un campo magnético, en donde dos antenas de espira son colocadas dentro de sus respectivos campos cercanos. Trabaja en la banda de los 13,56 MHz, esto hace que no se aplique ninguna restricción y no requiera ninguna licencia para su uso.

Soporta dos modos de funcionamiento, todos los dispositivos del estándar NFCIP-1 deben soportar ambos modos:

  • Activo: ambos dispositivos generan su propio campo electromagnético, que utilizarán para transmitir sus datos.
  • Pasivo: sólo un dispositivo genera el campo electromagnético y el otro se aprovecha de la modulación de la carga para poder transferir los datos. El iniciador de la comunicación es el encargado de generar el campo electromagnético.

 

El protocolo NFCIP-1 puede funcionar a diversas velocidades como 106, 212, 424 o 848 Kbit/s. Según el entorno en el que se trabaje, las dos partes pueden ponerse de acuerdo de a que velocidad trabajar y reajustar el parámetro en cualquier instante de la comunicación.

Durante el 2011 varios fabricantes de telefonía móvil implantarán el hardware y software necesario en gran parte de sus nuevos dispositivos. Marcas como Google en su móvil Android Nexus S o el reciente Galaxy Nexus, Sony Ericsson con su Sony Xperia S y Samsung en alguno de los Galaxy S2 y próximos S3 soportan la nueva tecnología NFC para la realización de pagos.

Usos de la tecnología NFC

La premisa básica a la que se acoge el uso de la tecnología NFC es aquella situación en la que es necesario un intercambio de datos de forma inalámbrica. Lo usos que más futuro tienen son la identificación, la recogida e intercambio de información y sobre todo, el pago.

  • Identificación: el acceso a lugares donde es precisa una identificación podría hacerse simplemente acercando nuestro teléfono móvil o tarjeta con chip NFC a un dispositivo de lectura. Los abonos de autobús son un ejemplo muy válido.
  • Recogida/intercambio de datos: Google es el principal protagonista de este uso, pues en combinación con las etiquetas RFID, utilidades como marcar dónde estamos, recibir información de un evento o establecimiento son inmediatas.
  • Pago con el teléfono móvil: sin duda alguna es la estrella de los usos del NFC. La comodidad de uso y que el gasto pueda estar asociado a nuestra factura o una cuenta de banco son armas muy poderosas y esta tecnología está camino de ser el método de pago del futuro.

Hackers argentinos escriben etiquetas NFC en Android 2.3

Una de las novedades que trajo el Google Nexus S con Android 2.3 fue la incorporación del soporte para la tecnología NFC (Near Field Communication) y poco después aparecieron las primeras aplicaciones NFC en Android Market pero pronto cayó un poco el entusiasmo de los desarrolladores a que la implementación sólo permitía leer etiquetas NFC.

Entonces, Google salió a comunicar que iba a ir agregando paulatinamente nuevas opciones de NFC mediante actualizaciones OTA pero sabemos que los desarrolladores no tienen paciencia.

La gente de la compañía argentina Gibraltar Software Factory, decidió meterse de lleno en el código fuente de Android 2.3 Gingerbread y encontró que Google escondió apropósito varios llamadas de API relacionadas con NFC, debido a que no son lo suficientemente estables para ser lanzadas al .

Pero con un poco de código, los desarrolladores de Argentina pudieron habilitar el soporte para poder escribir etiquetas NFC y podemos ver el proceso en un  con el Nexus S. Esto es interesante porque permitiría usar la tecnología para algo más que pagar un café o entrada de  y podremos usar NFC para compartir contenido P2P entre móviles.

Ver video desde ESTE ENLACE

Rate this post